UNA REFLEXIÓN SOBRE LA TEMPORALIDAD EN BIOGRAFÍAS

 

Lic. Velarde, Roxana E.

Universidad Nacional de Santiago del Estero (Argentina)

roxana_sgo@yahoo.com

 

Resumen

 

La problemática que nos reúne es ¿cómo mira la Sociología, la  dimensión de la temporalidad en el tratamiento  de la información? y ¿qué aporta la semiótica a la mirada sociológica cuando se considera la dimensión de la temporalidad en el tratamiento de la información?.

El objeto de investigación empírica se enmarca  en los vínculos entre el sistema cultural y la construcción social del folclore santiagueño, específicamente la chacarera. Quienes construyen identidades  van tomando diferentes elementos o los mismos, ensamblados de un modo distinto, por eso el discurso social de las  identidades cambia y las circunstancias en las cuales se apoya también, o sea que pueden coexistir propuestas diferentes y contradictorias que den significación a un fenómeno. Por lo tanto su registro dará cuenta de los procesos identitarios vinculados a la transformación de significados sociales o de emergencias de nuevas relaciones de sentido que tienen lugar en la sociedad en un tiempo y espacio definido.  La categoría de historicidad se trabajará particularmente desde biografías de escritores reconstruidas a partir de historias profesionales contadas y documentadas. Por eso en la presente exposición se intentará responder a ¿de qué operaciones dispone la metodología para fundamentar la interpretación que hace el sociólogo de la realidad social desde  el uso de biografías a diferencia de otras disciplinas afines?. De este modo se espera contribuir a un debate interdisciplinario sobre la temporalidad en las ciencias sociales.

 

 


 

Introducción

 

La problemática que nos preocupó en un primer momento surge de una serie de cuestionamientos epistemológicos relacionados con la validación de los estudios interpretativos que se realizan desde la Sociología en la dimensión de la temporalidad, y ¿qué aportes podría la Semiótica brindar en el proceso de interpretación de los datos?. Este interrogante sobrepasa la presente exposición por lo tanto, solo queda planteado para el debate.

El objeto en cuestión se enmarca  en los vínculos entre el sistema cultural y la construcción social del folclore santiagueño, específicamente la chacarera. Lo que exige dirimir, por un lado, algunos interrogantes previos y compatibilizar sistemas teóricos diferentes y, por otro lado, demostrar empíricamente cómo funcionan algunas relaciones inevitables entre ambos sistemas, que ponen en tensión la identidad tradicional  y el sistema de producción de sentidos contemporáneos.

En particular, el fenómeno social de interés se expresa en la producción del discurso escrito del canto, a partir de la unicidad que se identifica con el ensamblamiento en el contexto de la tradición. Esa tradición es algo vivo y extraordinariamente cambiante y permanente al mismo tiempo. Por eso nos preguntamos ¿en qué condiciones de producción actúan y se transforman los significados que el santiagueño le atribuye a su pago?, ¿qué redes de significados conforman la identidad del sentir santiagueño?, ¿qué rol adquiere la historia ante el cambio o permanencia de significados, valores?. Desde esta perspectiva la significación va cambiando en tanto se transforman las formaciones discursivas[1] y el juego de relaciones entre ellas. Es decir que quienes construyen identidades  van tomando diferentes elementos o los mismos pero ensamblados de un modo distinto, por eso el discurso social de las  identidades cambia y las circunstancias en las cuales se apoya también, o sea que pueden coexistir propuestas diferentes y contradictorias que den significación a un fenómeno. Por lo tanto su registro dará cuenta de los procesos identitarios vinculados a la transformación de significados sociales o de emergencias de nuevas relaciones de sentido que tienen lugar en la sociedad en un tiempo y espacio definido.  La categoría de historicidad se trabajará en parte, desde biografías de escritores reconstruidas a partir de historias profesionales contadas y documentadas.

 

 

En primera instancia  se intenta responder a, ¿cómo interpreta el sociólogo la realidad social desde  el uso de biografías a diferencia de otras disciplinas afines?.

La aplicación de las biografías, historias de vida, trayectorias profesionales desde la posición humanista en las ciencias sociales, pone énfasis en la recuperación del ser humano y a través de su historia incorpora conceptos dinámico -temporales que permiten comprender los procesos de cambio.

La revalorización del ser humano es un tema de preocupación, pero a su vez es muy controvertido todo lo que ella sugiere y cómo se delimita esta recuperación en términos de tener en claro qué es lo que nos interesa del sujeto. Si  el interés  se focaliza en su identidad como persona o si esta identidad nos interesa en función de ser referente social. También puede plantearse si el eje es el sujeto en relación con lo social o a la inversa, si la perspectiva es desde lo social hacia el individuo.  La visión que se desarrolla se fundamenta en la propuesta de Godart , desde lo social.

Luego se realizan planteos y reflexiones acerca de los procedimientos biográficos entre la Sociología y la Semiótica para mostrar en relación al estudio de las biografías de cantautores santiagueños un camino a seguir en el proceso de interpretación de los datos y lograr su validación. Y a modo de cierre se efectúan las últimas reflexiones a ser consideradas para el debate.

 

 

Una perspectiva sociológica de lo biográfico

 

El pensamiento sobre el que se intenta reflexionar es qué dimensiones hay que crear para que siendo el ser humano la base de nuestra información se pueda trabajar con algún parámetro de referencia lo suficientemente objetivo, que sin estar centrado en la subjetividad, tampoco lo esté en el análisis de la estructura narrativa. La dimensión que propone Francis Godard es la de temporalidades sociales a través de la articulación de historias biográficas que aludan a cuestiones tanto internas como externas del sujeto[2].

La propuesta del autor puede ser ubicada en la corriente sociológica, donde el objeto de investigación ya no es el sujeto ni la incorporación subjetiva de las estructuras y procesos sociales, sino que se pretende un abordaje estrictamente sociológico. Este se realizará a partir del concepto de temporalidades sociales de Francis Godard[3], quien plantea la organización temporal de las existencias.

Siguiendo al mismo autor, en su concepción acerca de la biografía como historia de vida,  refiere a la construcción de objetos teóricos, donde el objeto no es el sujeto en su continuidad sino la red de acontecimientos y situaciones sociales que organizan su existencia. Así la vida del sujeto no se reconstruye a través de las representaciones subjetivas de existencia, sino a partir de aquellos acontecimientos en forma de secuencias dinámicas, que son potenciales de cambio en la construcción de las trayectorias individuales y/o colectivas.

El objeto de la biografía no será el análisis de la estructura narrativa o la consideración de que la biografía  se da  a través de la palabra, tampoco desde  una historia del sujeto individual, es decir el sujeto como constructor de su propia historia; sino el ser sociológico que organiza la vida del sujeto a partir de los acontecimientos externos y circunstanciales.

La idea es captar como dimensión teórica aquellos acontecimientos tanto internos (historia personales) como externos (historia social) que pudieran estar incidiendo como posibilidad de cambio en la trayectoria de una comunidad.

La construcción teórica del tiempo en una red de acontecimientos requiere a su vez  una serie de decisiones que deberán tomarse antes y durante el proceso de investigación para posibilitar la comprensión, comparación e interpretación de la información.

Así el concepto de tiempo social prescribe, condiciona.  Por lo que Godard propone establecer montajes temporales que permitan ordenar correspondencias entre la historia personal y la historia social.

La construcción temporal de las existencias será conformada a través de lo que el autor denomina calendarios [4]y que va a permitir la articulación de varias historias, como ser, la historia familiar, historia de formación e historia profesional. La integración de estas historias será considerada contextualmente y teniendo en cuenta las características generacionales.

Así, siendo el tiempo el organizador de las existencias, el autor propone tres modelos temporales (el arqueológico, procesual y estructural)  que permiten comparar e interpretar los datos.

El modelo arqueológico, parte del supuesto de la determinación pre-existente del destino. Toma como acontecimiento fundador, el origen de la vida de los individuos, lo que permitiría explicar el resto de los acontecimientos. Este modelo conduce a los cimientos del comportamiento futuro del sujeto. En nuestro caso sería considerar los antecedentes o trayectoria folclórica familiar, como condicionante para pertenecer al mundo folclórico. Se puede decir, siguiendo este esquema, que la profesión de los padres permite inferir cuál será la trayectoria o hasta donde llegará laboral o profesionalmente la generación venidera.

El modelo procesual presupone  que a lo largo de la vida se producen situaciones que orientan los procesos de encadenamiento que se viven. Además se consideran diferentes conceptos sobre el tiempo, uno de ellos es lo que el autor llama efecto cascada que significa, a mayor tiempo en un estado menor probabilidad de cambio de estado; otra noción es la cronología de acontecimientos que refiere al orden de aparición de los acontecimientos, lo que tiene efecto sobre el orden de aparición de los acontecimientos posteriores. También están los esquemas bifurcativos donde las existencias se analizan desde un modelo de sucesión de momentos de crisis, de bifurcaciones y de secuencias con cierta estabilidad. Por último, se pone énfasis en los aspectos críticos, es decir, focalizados en las bifurcaciones.

 

Y en el modelo estructural participa la temporalidad externa al sujeto, es decir refiere a la vida conformada por otras temporalidades, que en nuestro trabajo de investigación se vincularían con acontecimientos artísticos del país, del mundo, oportunidades laborales, políticas de difusión o restrictivas para el mundo del folclore. El autor plantea formas sociales de organización temporal , aludiendo a modalidades preestructuradas que condicionan la biografía del sujeto por ejemplo en nuestro caso podríamos referirnos a la incidencia que tuvieron los procesos migratorios internos de la década de los 40 y 50 en nuestro país en relación a la producción escrita de los cantautores.   De modo que el autor advierte considerar la conformación de categorías que tendrían su origen en situaciones previas a la vida del individuo. También cabe aclarar que Godard, denomina efectos de diferenciación a características generacionales, ciclos históricos que posibilitarían la transformación social.  

            También  importa definir que abordaje de “lo social” se realizará, es decir se considerarán las relaciones ser social – cultura, la sociedad será entendida como un todo estructurante del sujeto o no,  ¿con qué criterios se eligen a los agentes sociales, a los ámbitos de interacción?.

La dimensión de tiempo fluye por todo el análisis a través de las traslaciones intergeneracionales de prácticas y experiencias e intrageneracional como acoplos de experiencias en el transcurso de la vida individual. El proyecto biográfico integra dos fundamentos: el tiempo, en  la idea de proyecto de vida o expectativas futuras de lo que se quiere ser y por otro lado,  de lo que se quiso ser. En otras palabras se considerarían dimensiones  proyectivas e identificatorias de análisis respectivamente. Igualmente habría que considerar las experiencias vividas y la relación agente – comunidad que conforman su estructura socio- histórica y como la percibe el sujeto.

Entonces para el autor las invariantes estructurales conformarían, lo que denomina “control externo” a partir de la relación agente – sociedad y la historia intrageneracional, y el “control  interno” serían, las percepciones del agente y la proyección de vida. Ambos controles interaccionan en una dialéctica de mayor o menor dirección sobre la construcción de la propia trayectoria. 

Se considera que la incorporación de estas invariantes importan como marco en el que se desarrollan las historias biográficas. Godard incorpora lo institucional como condicionantes preestructurados para el sujeto en el transcurso de su vida. Y nos habla de las “formas sociales de la organización temporal”, preexistentes al individuo  que actúan como reguladoras en la conformación de las trayectorias.

Godard propone el concepto de temporalidades sociales materializado a través de acontecimientos seleccionados a priori y cuya secuencia causal conforma la trayectoria. Así, el tiempo se operacionaliza a través de los acontecimientos y estos estructuran la trayectoria articulando el afuera y el adentro, por lo tanto las representaciones pasan a  segundo lugar. Además cabe advertir que este autor incorpora lo generacional, como dato relevante para delimitar el tiempo.

Sin haber agotado el recorrido y la reflexión sobre esta propuesta teórica resulta suficiente para iniciar un proceso de discusión que posibilite canalizar otros aportes. 

 

 

Planteos y limitantes

 

La idea que se pretende poner en la mesa de debate es que operaciones metodológicas hay que crear desde la temporalidad, para que siendo el agente social la base de la información en las biografías se validen los resultados.

Según lo expresado anteriormente, lo que propone Godard son las temporalidades sociales a través de la articulación de historias biográficas que aludan a cuestiones tanto internas como externas del sujeto, donde el proceso de integración son las estructuras típicas que permiten reorganizar discursivamente las diferencias. Esto alude a la búsqueda de unidades de sentido que conforman ciertas identidades sociales típicas como universos comunes de referencia. Por lo que lo esencial del método sería encontrar ciertos significantes claves a los que se les pudiera atribuir la función de fijar sentido a toda la cadena significante en cada uno de los discursos del testimoniante, en cada etapa de su ciclo de vida.

Los acontecimientos se pueden estructurar a partir de un punto de origen y ser pensados en términos de proyectos (basado en la concepción de un acontecimiento fundador), se puede poner énfasis en la propia estructuración de los procesos de encadenamiento causal u optar por  un esquema más estructural en términos de tener preestructuradas,  aquellas temporalidades estructurantes. Por lo tanto una opción para investigar sería la preestructuración de las temporalidades operacionalizadas desde los acontecimientos ordenadores. Estos acontecimientos  podrán ser relevados a través de la articulación de historias: historia familiar, profesional, y acontecimientos del mundo artístico, laboral, económico, etc.  organizados en formato de calendarios. Las cadenas explicativas están basadas en modelos de temporalidad que sirven para homogeneizar conceptos que posibiliten el análisis comparativo de las respuestas y su posterior interpretación.

En estas configuraciones, la dificultad reside en considerar la inserción de las transformaciones para captar como operan los desplazamientos en nuestro caso de la identidad santiagueña,  reconocer  la heterogeneidad y emergencia de los nuevos sentidos. Las operaciones lógicas que propone la Semiótica posibilitarían la validación de las interpretaciones e inserción confiable de las transformaciones temporales.

Otra carencia para el análisis es la compatibilización de los diferentes esquemas teóricos que se identifican con el problema en cuestión y no se encuentran articulados metodológicamente. Además se requiere un desarrollo de los estudios longitudinales en el área de la hermenéutica y de integración metodológica que instrumente adecuadamente la validación  y confiabilidad del dato discursivo.

Otra cuestión es, si se considera que las representaciones del agente social mediatizadas por el discurso se resignifican permanentemente, entonces se dificulta su empleo como referente de comparación sociológica, ¿cómo se aplica el proceso de interpretación, en estos casos?.

La controversia central sería, si la semiótica desde sus propuestas metodológicas de las temporalidades posibilita el desarrollo de un proceso de interpretación valido y confiable para las ciencias sociales y particularmente para las biografías?

Creo que sí,  ya que el objeto de estudio de la semiótica desde Peirce se encuentra configurado en la semiosis que posibilita al intérprete (semiólogo) operar lógicamente desde razonamientos abductivos que dan lugar a la integración de metodologías validadas. Además la concepción triádica pearciana unida a la temporalidad posibilita analizar un fenómeno discursivo sincrónico, diacrónico y asincrónicamente. Mientras que otras ciencias sociales como la Sociología desarrollaron perspectivas de análisis transversales y longitudinales limitados a análisis estadísticos incompletos o de significaciones no integrados a lo largo del tiempo.

En relación a las operaciones metodológicas de validación en el proceso interpretativo se esboza del estudio comentado de las chacareras que parte del mismo comprenderá la aplicación de biografías y para su análisis se espera poder aplicar la propuesta de Magariños, desde la semiótica cognitiva y el análisis del discurso poniendo en práctica las “operaciones analíticas identificadoras” del discurso social mediante las instancias de normalización, segmentación, definiciones contextuales y determinación de ejes y redes[5], ya que posibilita la construcción de una red de significaciones validadas. Las biografías y conversaciones informales con los canta-autores conforman datos o discursos[6], que posibilitarían comprender significados, visiones, experiencias y definiciones del agente social  sobre la temática que nos ocupa de un modo más profundo y enriquecedor. Al tiempo que describirían diferentes semiosis discursivas que componen el proceso de producción de sentido posibilitando una visión holística del mismo al interrelacionarlas con el contexto socio-histórico . Para la selección de las unidades sociales se pondrá en práctica la técnica del vagabundeo[7], este tipo de muestra estará supeditada a las modalidades de agrupamiento que se den entre los agentes y de acuerdo al sentido que guarden con el mundo cultural, de manera que pueda ser redefinida como una muestra intencionada a medida que se progrese en el proceso  investigativo.

Las categorías discursivas  podrán ser redefinidas de acuerdo al trabajo en terreno, no obstante teniendo en cuenta el marco referencial y el objeto de estudio guiarían la indagación: relación del escritor con el contexto (¿qué ocurría en Santiago  y en Argentina cuándo empezó a cantar y escribir. Realizar un recorrido en el tiempo. Algunos sucesos que recuerde y considere que lo favorecieron  o le obstaculizaron su carrera. Dentro de este ámbito importa considerar otras dimensiones como la artística ¿cómo se vincula con el mundo artístico? (dificultades, soluciones, atmósfera) ¿qué tipo de relaciones mantiene con otros grupos folcloristas?, la dimensión familiar (¿Cómo cree qué se sienten sus familiares  con respecto a usted?, ¿cómo lo manifiestan?), etc.; la trayectoria  familiar en el folclore, en este caso se trata de reconstruir un árbol genealógico de los miembros de la familia que hallan sido folcloristas y particularmente escritores de chacareras; también ha de considerarse la historia de la formación profesional (¿cuándo empezó a cantar?, ¿a qué edad?, ¿quiénes lo ayudaron y motivaron a ser folclorista y escritor?, ¿dónde vivía entonces?, ¿Cuáles fueron los trabajos que realizó desde el inició?, percepciones acerca de cómo avizoraba su futuro); una descripción de las actividades actuales de folclorista y especialmente de escritor (¿Cómo evolucionó desde que se inició en esta actividad?, ¿cuál es el proceso de su trabajo?, ¿cuáles canciones escritas recuerda con cariño?, ¿cuál es la mas famosa, cuáles de las que escribió son las menos escuchadas?, ¿por qué cree que sucede eso?, ¿en qué momentos le agrada escribir?, ¿dónde escribe?, ¿cómo surge el tema sobre el que escribirá?, ¿cómo o cuándo se inspira más?,  interrogar acerca de sí se encuentra  satisfecho con su trabajo); averiguar el significado que el escritor, le atribuye a la chacarera (¿Qué significa o representa la chacarera para él?, ¿qué sentimientos le despierta?, ¿valores?, ¿por qué le escribe y canta a Santiago?).

La puesta en práctica de la operación analítica contrastativa (JMM. 81) que vincula las marcas o huellas de los discursos sociales entre diferentes folcloristas y documentos públicos sobre sus biografías posibilitarán establecer diferencias y semejanzas del sistema de significados en las formaciones discursivas y develar la presencia o no de valores antagonistas establecidos en el espacio sintáctico. Y finalmente se aplicará la operación analítica transformativa de los discursos sociales analizados según la línea de la historicidad para construir el modelo en relación a la hipótesis teórica trabajada del sistema de significaciones del santiagueño para con su pago. La misma sostiene que: El proceso de conformación e interrelación del sistema de significaciones de las biografías manifestaría cambios ante las condiciones objetivas de vida que posibilitan la recreación simbólica de las vivencias y la creatividad de nuevos significados que develan identidad, distanciamiento, valoraciones comunes y diversas, al corresponderse con transformaciones que crea la historia en los contextos sociales del santiagueño.

En líneas generales, el análisis propuesto por Magariños en el manual operativo, a partir de la Semiótica cognitiva y el análisis del discurso consistirá, en  registros de observaciones, conversaciones, diálogos; establecimiento de fragmentos de enunciados a analizar; segmentación de los enunciados;  síntesis de las categorías semánticas de las frases; articulación del significado de las frases; enlace entre el contexto sociocultural y el significado de las frases; revisión de las incongruencias y alteraciones, y reconstrucción del significado en una red conceptual de paralelismos y diferencias.

El análisis comparativo considerará el dato construido en categorizaciones iniciales con su respectiva codificación y planteará la confrontación entre los datos obtenidos por las diferentes fuentes ( entrevistas, documentos históricos escritos); para luego  integrarlas en categorizaciones y propiedades que darán lugar a la  delimitación de líneas teóricas y conceptos del estudio. A partir del análisis semiótico se espera definir categorías de la cultura santiagueña, construir su perfil cultural distintivo y plantear alguna hipótesis explicativa del objeto de estudio.

 

 

A modo de cierre

 

            En líneas generales, Godart  propone pasar de una sociología del sujeto a una sociología del acontecimiento. A su vez, incorpora el concepto de temporalidades sociales a través del registro de acontecimientos, nudos o bifurcaciones que se seleccionan previamente según los intereses en que está delimitada la investigación. Es decir, habría que encontrar una conceptualización teórica que  permitiera resolver, al menos, las siguientes cuestiones:

 

1.      La articulación entre la organización macro de la cultura y la organización micro social de los agentes, para poder transitar por las transformaciones histórico-sociales y analizar los nuevos espacios de valoraciones identitarias.

2.      La articulación entre los procedimientos de producción de sentido, teniendo en cuenta la superposición y coexistencia de "nuevos" y "viejos" con los disciplinamientos que impone el contexto y allí también poder circular transformaciones y cambios en los espacios de creatividad.

3.      Por último, establecer cómo se logra la nueva racionalidad de los agentes sociales, para lo cual hay que poder dar cuenta del flujo, del objeto y de la identidad en cada una de las valoraciones que se encuentren.

 

Considerando particularmente nuestro caso de investigación se puede decir que las comparaciones temporales posibilitarán esbozar un mapeo de los espacios de transformación de las valoraciones folclóricas del santiagueño.  La validación del proceso interpretativo será alcanzado mediante la aplicación de las operaciones analíticas propuestas por Juan Magariños y la dimensión de temporalidad se encuentra inserta en las semiosis reconstruidas a partir de los enunciados.

 

 

Bibliografía General

 

BOURDIEU, PIERRE(1989) "La ilusión biográfica" en "Razones Prácticas" Granica, España.

 

BERTAUX, D. (1980) Histoires de vie où récits de pratiques ?Methodologie de l’approche biographique en sociologie » Cordes, París.

___________ (1993)  « De la perspectiva de la historia de vida a la transformación de la práctica sociológica », en La historia oral : métodos y experiencias (Marinas y Santamarinas, eds.).ed. Debate, Madrid.

 

CICOUREL, AARON (1982) "El método y la medida en sociología". Editora Nacional, Madrid.

 

DUBAR, CLAUDE (1991) "La socialisation. Construction des identités sociales et professionnelles." Armand Colin, Ed París.

 

FOUCAULT, M.  (1970), “La Arqueología del saber”, Siglo XXI editores, 2005, 2º reimp. Traducción de Aurelio Garzón del Camino. Buenos Aires, Argentina.

 

GODARD, F. Y CABAMES, R.(1996)  "Uso de las Historias de Vida en las Ciencias Sociales" Centro de Investigaciones sobre Dinámica Social. Serie II Universidad del Externado de Colombia, Bogotá, julio.

 

MAGARIÑOS DE MORENTÍN, J. , “Manual operativo para la elaboración de definiciones contextuales y redes contrastantes”www.magarinos.com.ar

_______________________ “Esbozo semiótico para una metodología de investigación en ciencias sociales” en www.magarinos.com.ar

__________________________ (2007) “La Humanidad, la facultad semiótica y la historia del entorno”. Presentado en el Congreso VII CONGRESO NACIONAL Y II CONGRESO INTERNACIONAL  de la Asociación Argentina de Semiótica, desarrollado del 7 al 10 de noviembre del 2007 – Centro Cultural Bernardino Rivadavia. Rosario, Argentina.

___________________________  (2007) “La semiótica de los Bordes”. En www.centro-de-semiotica.com.ar/gio.htm

 

 

PIÑA, CARLOS (1996) "Sobre las historias de vida y su campo de validez en las Ciencias Sociales" CEFYL, Buenos Aires.

 

SALTALAMACCHIA, R.; COLÓN, H. Y RODRIGUEZ, J. "Historias de vida y movimientos sociales: una propuesta para el uso de la técnica" (Mimeo)sin fecha.

 

SALTALAMACCHIA, RODOLFO (1992) "Historia de vida" Ediciones CUUP, Puerto Rico.

 

SANTAMARINA, C. y MARINAS, J. (1998) “Historias de vida e historia oral”, en Métodos y técnicas cualitativas en investigación en ciencias sociales. Editorial Síntesis. Madrid.

 

WHITE, HAYDEN (1998) “La cuestión de la narrativa en la teoría historiográfica actual”, capítulo 2, en “el contenido de la forma”. Paidós, México.

 

 

 

 

 

 


 

[1] Michel Foucault en la Arqueología del saber (1973: 62) conceptualiza a la formación discursiva como “el sistema de dispersión de enunciados cuando entre sus objetos, tipos de enunciación, conceptos, elecciones temáticas, se puede definir una regularidad (un orden, correlaciones, posiciones de funcionamiento, transformaciones”.

[2] Francis Godard, 1996

[3] Francis Godard, Robert Cabanes, 1996.

[4] Idem: Calendarios como organizadores de secuencias de acontecimientos en un mismo campo de práctica.

[5] Procedimiento propuesto por Juan Magariños de Morentín  en el “Manual operativo para la elaboración de definiciones contextuales y redes contrastantes” y en “Esbozo semiótico para una metodología de investigación en ciencias sociales” en www.magariños.com.ar

[6] Juan Magariños de Morentín en “Esbozo semiótico” considera que los discursos sociales son datos.

[7] Goetz,J.P. y Lecompte, M. (1988) “Etnografía y diseño cualitativo en investigación educativa”, Madrid, Morata.